Baterías Kaise: Tipos y Características

 

Las baterías son acumuladores que almacenan la electricidad en forma de energía química, y son una pieza esencial en instalaciones aisladas de autoconsumo.  En Tempel Group, ofrecemos diferentes tipos de baterías Kaise, entre ellas están: plomo-ácido regulado por válvulas, de gel, AGM y litio, cada una con unas características diferentes, diversidad de precios y con distintas finalidades. Descubre cuál es la que mejor se adapta a tus necesidades:

Baterías VRLA

Las baterías Kaise VRLA (batería de ácido-plomo regulada por válvula), más comúnmente conocida como batería sellada o batería libre de mantenimiento, es un tipo de batería de ácido-plomo y, por lo tanto, recargable. Debido a su fabricación, no requiere ventilación, se pueden montar en cualquier orientación (excepto con los bornes hacia abajo) y no precisa un mantenimiento constante. 

La ventilación reducida es una ventaja, ya que se pueden utilizar en espacios reducidos o con poca ventilación. Se utilizan ampliamente en grandes aparatos eléctricos portátiles, sistemas eléctricos fuera de la red y funciones similares, en los que se necesitan grandes cantidades de almacenamiento a un costo menor que otras tecnologías de bajo mantenimiento, como li-ion.

Hay dos tipos principales de baterías VRLA, de celdas de gel y AGM

 

Baterías Kaise

 

Baterías de gel

Las baterías de gel Kaise son baterías selladas que no precisan de mantenimiento. Se podría decir que estas baterías son una evolución de las plomo-ácido abiertas, ya que el electrolito, en lugar de estar en estado líquido, es una especie de masa espesa gelatinosa.

Estas baterías están más enfocadas a los sistemas fotovoltaicos, ya que soportan un gran número de ciclos de descarga profunda sin sufrir grandes daños. También son capaces de aguantar largos periodos de tiempo con cargas que solo alcancen el 80% de su capacidad.

Baterías AGM

Al igual que las de gel, las baterías AGM Kaise están basadas en la tecnología de las baterías plomo-ácido y no precisan de mantenimiento. Las baterías AGM (Absorbet Glass Mat, material absorbente de fibra de vidrio), tienen separadores de fibra de vidrio empapado con el electrolito.

Actualmente, son las baterías más extendidas gracias a su gran versatilidad. Son muy recomendadas en instalaciones aisladas de luz ya que presentan una gran resistencia a la profundidad de descarga, aguantan muchos ciclos de carga y descarga y tienen una gran resistencia a las vibraciones y a los choques mecánicos.

 

Baterías de Litio

Las baterías de litio Kaise son totalmente distintas a las que hemos mostrado hasta ahora y son también las más modernas. Cuentan con unas características superiores a las baterías convencionales, entre las que se incluyen una vida útil más larga y que son más resistentes a las descargas profundas. 

Este tipo de baterías no necesitan mantenimiento ni emiten ningún tipo de gas, lo que las hacen adecuadas para el interior del hogar sin problemas. Las baterías de litio son utilizadas en multitud de aparatos y se han popularizado en muchos segmentos, y también son muy recomendables en instalaciones de autoconsumo.

Características de las baterías

Hay tres características principales que definen las baterías de acumulación:

  1. La cantidad de energía que pueden almacenar –> en Vatios-hora (Wh)
  2. La máxima corriente que pueden entregar (descarga) –> en Amperios-hora (Ah) y capacidad (C)
  3. La profundidad de descarga que puede sostener –> dato porcentual (%) Máxima corriente que pueden entregar (descarga)

Los amperios-hora (Ah) es un valor que encontrarán impreso en la etiqueta que llevan todas las baterías pegadas en el recipiente. Para obtener este valor, sometemos a la batería a una prueba de descarga a una corriente constante, el tiempo que transcurre en pasar de una carga del 100% a una del 20% es el que determinará los Ah.

Por ejemplo:

Una batería con una capacidad (C) de 300Ah

Tiempo de descarga (Estándar) = 20 horas

Corriente (durante la prueba) = 15A

Este valor en Ah hay que saberlo interpretar un poco, ya que es solo un valor de referencia para clasificar las baterías y dado el caso, y tomando la batería del ejemplo anterior, esta no podría entregar 300A durante una hora. Esto supondría acelerar la reacción electroquímica y como consecuencia aumentaría la resistencia interna de la batería lo que se traduciría en una bajada del voltaje de salida.

Si por el contrario, tuviéramos una corriente de descarga inferior a la especificada, por ejemplo de 10A, si que se cumpliría la relación de Ah. La batería de 300Ah del ejemplo, podría sostener este valor durante 30 horas.

 

Profundidad de descarga

La profundidad de descarga es un valor porcentual (%), que representa la cantidad de energía que podemos extraer de la batería. Para saber este valor hay que calcular los Watios-hora (Wh) de la batería, luego en función de la energía entregada determinamos el tanto por ciento (%).

Siguiendo el ejemplo:

Si la batería era de 300Ah y 12v:

12v x 300Ah = 3600Wh

Si se han consumido 1800Wh, la profundidad de descarga es del 50% 

 

Autodescarga de las baterías

La autodescarga es un proceso por el cual una batería pierde su carga (aunque no este conectada a ningún aparato), con el paso del tiempo. Este fenómeno depende de la temperatura ambiente y acaba afectando a todos los tipos de baterías en mayor o menor rapidez.

Por eso es aconsejable, si vamos a almacenar una batería durante un tiempo, que la carguemos al 100% antes de guardarla y que realicemos alguna carga de tanto en tanto.

El proceso de autodescarga puede llegar a hacer inservible una batería, ya que si llega a agotarse del todo se sulfatarán las placas de su interior. 

Esperamos que esta breve reseña de nuestras baterias Kaise, te haga conocer un poco más la versatilidad de soluciones de autonomía energética que ofrecemos para tu empresa.

¿Te podemos ayudar?

Si deseas más información sobre estos equipos, no dudes en contactarte con nosotros