Baterías para sistemas de seguridad

De acuerdo a las necesidades de consumo de cualquier sistema de seguridad, varios tipos de baterías podrían ser aplicadas a los distintos sistemas de seguridad. Entre ellas las de electrolito absorbido o las baterías ya que su condición de selladas hacen que sean completamente seguras, libres de corrosión y que se permitan colocar tanto de manera vertical como horizontal, siendo completamente versátiles para casi cualquier aplicación.

Sin embargo, simplemente con la correcta elección del tipo de batería no basta para obtener un resultado óptimo, por lo cual debe tenerse en cuenta el fin primario de una batería, (abastecer de energía al sistema de seguridad por un tiempo determinado).

Las baterías para sistemas de seguridad entrará en acción en aquellos momentos en los que el sistema no pueda abastecerse de la red eléctrica, en estos casos de emergencia será el elemento más importante.

Ejemplo práctico: Supongamos que los dueños de un hogar parten un domingo al medio día, con fin ausentarse durante todo el resto de la jornada, pero no saben que, a poco de partir, la electricidad de su casa fue cortada. En este caso pueden presentarse dos posibles alternativas: contar con una buena batería de 12V 7Ah, cargada, la cual podrá proteger al hogar por un plazo aproximado de 7 horas, dependiendo siempre de la cantidad de sensores y consumo del equipo, o que el sistema tenga una batería de poca calidad o vieja, que solo podrá ofrecer alimentación por un par horas.

 

Baterías para sistema de seguridad

 

El resultado final es notorio: en el primer caso se tendrá una casa protegida mientras que en el segundo, un hogar expuesto con un sistema de alarmas de escaso o nulo tiempo de funcionamiento. Entonces, así como muchas veces es importante tener un buen sistema de alarma, los es también contar con un sistema de back-up eléctrico que responda en casos extremos.

Características adecuadas

La principal característica que las baterías para sistemas de seguridad deben cumplir es la confiabilidad, es decir satisfacer las prestaciones para las que se ha construido, y para que esto ocurra son necesarias las siguientes condiciones:

  • La calidad de sus componentes debe ser óptima.
  • La pureza de sus componentes debe ser la adecuada, así como también la superficie y diseño de las placas (a mayor superficie y mejor diseño se obtiene una mayor capacidad de la batería).
  • Con respecto al electrolito, cuanto más puro y más ajustada su densidad mayor vida útil en ciclos de carga y descarga.
  • La carcaza o contenedor debe resistir todas las pruebas de los estándares de seguridad exigidos*
  • Una batería confiable deberá entregar una carga de energía constante sin caídas bruscas de tensión.

 

Baterías para sistema de seguridad

 

Por su parte, las baterías de plomo-ácido y electrolito gelificado, en general mantienen placas planas pero el material activo tiene una formulación diferente, que lo hace más apto para el trabajo en ciclado. Esta característica, junto con el hecho de que el electrolito gelificado ocupa todo el volumen interno de la caja, hace que estas baterías se recuperen mejor en caso de sufrir un ciclado profundo. Tanto en las de electrolito absorbido como en las de gel los materiales constructivos, salvo en lo que respecta a la inmovilización del electrolito (fibra de vidrio y PVC respectivamente) son idénticos y no existe ninguna ventaja de una sobre la otra. Claramente, las baterías de gel dan una mejor prestación a la hora de requerirse descargas profundas.

Esto obedece a un diseño diferente del material activo de las placas positivas y al hecho de contar con una mayor cantidad de ácido. Esta última característica también brinda una mejor disipación de calor, por lo que este tipo de baterías soportan con menor degradación las altas temperaturas. Las baterías de gel también tendrán un mejor desempeño en las descargas muy lentas, como las que se experimentan en sistemas de energía solar o no convencional en general.

 

 

A pesar de estas diferencias, cuando se trata de aplicaciones con descargas de tiempos comprendidos entre 1 o 2 horas y hasta 20 horas, como en las aplicaciones de telecomunicaciones o sistemas de alarma, las diferencias de desempeño entre ambos tipos de baterías para sistemas de seguridad no son tan significativas, salvo que haya mucho ciclado, es decir, lugares donde la red es de mala calidad y se corta con frecuencia, lo cual las convierte en igualmente aptas para su aplicación.

Related Posts